Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Alopecia Areata.

La alopecia areata se caracteriza por la aparición de placas de calvicie de forma redondeada en cualquier parte del cuerpo, aunque lo más común es su aparición en el cuero cabelludo y la barba (en el caso de los hombres). A diferencia de otros tipos de alopecia, la zona afectada por la pérdida de cabello presenta un aspecto sano, sin descamaciones, inflamaciones o enrojecimiento.

Es una patología que afecta al 2% de la población, presentándose con mayor frecuencia en niños y adultos jóvenes. Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología, en el 60% de los pacientes la primera placa alopécica aparece alrededor de los 20 años.

No se conoce con seguridad la causa de esta enfermedad, aunque estudios recientes apuntan a un origen autoinmune por el cual el propio paciente fabrica anticuerpos que atacan al folículo piloso provocando la caída del cabello. El estrés o determinadas situaciones conflictivas pueden desencadenar la aparición de placas de alopecia areata, pero no son el origen de la enfermedad.

La alopecia areata no presenta consecuencias graves, al ser el único síntoma la pérdida del cabello. Sin embargo, sí puede afectar negativamente desde el punto de vista psicológico a las personas que la padecen.

Esta enfermedad es reversible, ya que los folículos pilosos no han sido destruidos y se encuentran debajo de la piel. El diagnóstico principal se puede realizar mediante un estudio tricológico, siendo necesario en algunos casos tomar una biopsia o realizar un estudio inmunológico.

El tratamiento para la alopecia areata se basa en la administración de determinados fármacos vía oral, tópica o inyectable.

Más información sobre la alopecia areata en el siguiente video: