Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Hemangiomas y manchas vasculares.

Las manchas vasculares son afecciones cutáneas que se presentan por la dilatación o la acumulación de vasos sanguíneos de distintos tamaños bajo la piel. Hoy en día es posible tratar eficazmente estas afecciones gracias a sofisticadas tecnologías láser. Los hemangiomas y malformaciones vasculares, son afecciones que se producen por la acumulación y dilatación de vasos sanguíneos normales y anormales en la piel. Se manifiestan como manchas planas o elevadas, de color rojo o violáceo, con bordes irregulares.

Hemangiomas y manchas vasculares El hemangioma capilar, muy frecuente, es el que presenta un mayor número de incidencias. Es habitual que aparezca durante el primer año de vida del niño y, a partir de ese momento, crecer o estabilizarse. En multitud de ocasiones tiende a involucionar en los siguientes años. Aproximadamente el 80% de los niños mayores de nueve años presentan, en la mayoría de los casos, una involución prácticamente completa de la lesión, dejando alguna secuela que puede tratarse. Sin embargo, hay un 20% de casos que pueden persistir y aumentar a lo largo de la vida. Cuando la mancha es pequeña en los primeros meses, es fácil de tratar con láseres vasculares y hacerla desaparecer. Si se deja avanzar, su tratamiento puede ser mas complejo y requerir medican oral o intralesional si no queremos o podemos esperar a su posible involución. También son frecuentes los denominados angiomas cavernosos, que también aparecen durante la infancia, pero que tienden a persistir en el tiempo. Algunos de ellos pueden afectar a la vista o a las vías respiratorias, de ahí la importancia del tratamiento antes de que aparezcan complicaciones.


Las varices, están causadas por una dilatación permanente de las paredes venosas y su causa suele ser genética, aunque influyen muchos factores. Son la manifestación de una insuficiencia venosa crónica que puede ser tratada mediante láser o múltiples inyecciones de líquidos esclerosantes, o, en casos severos, cirugía. El dermatólogo debe valorar la cantidad, el tamaño y la profundidad de las venas como factores decisivos para determinar el tratamiento.


También es habitual la aparición de arañas vasculares y telangiectasias, sobre todo en la cara, que se producen por la dilatación de un pequeño vaso superficial sobre el que aparecen prolongaciones radiales de vasos sanguíneos más finos. Los láseres vasculares como el PDL o el KTP proporcionan, una vez valorados por el dermatólogo, un excelente resultado.