Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Lifting Facial.

El rostro es la zona donde el paso del tiempo se hace más evidente. La gravedad, la exposición al sol y el estrés de la vida diaria se dejan notar en nuestra cara y cuello: formándose surcos entre la nariz y la boca, provocando la caída de las mejillas a consecuencia de la flacidez de la piel, y acumulándose grasa y multitud de arrugas en la zona del cuello.

El lifting es un procedimiento destinado a tensar la piel facial y de la zona del cuello con objeto de reducir los pliegues o arrugas. Los candidatos ideales para esta cirugía son mujeres y hombres cuya piel empieza a reflejar signos de flacidez, pero conserva todavía cierta elasticidad. Esto abarca un abanico muy amplio de edades, porque puede realizarse con total éxito tanto en una persona con 40 años como en una con 80.

Existen tres tipos de lifting:

• Frontal: Indicado para aquellas personas cuya parte superior del rostro tiene muchas arrugas y, a consecuencia de ellas, el rostro parece más avejentado. En esta cirugía, siempre realizada en un quirófano hospitalario, las incisiones se realizan detrás de la línea del pelo o justo entre la frente y la línea del pelo, para que las cicatrices sean mínimas. El resultado es un rostro más joven y una mirada más luminosa. Es ideal en combinación con la blefaroplastia (reducción de bolsas y grasa en la zona de los ojos).

Cervical: Tratamiento idóneo para pacientes que tienen la zona del cuello más afectada por el paso del tiempo en forma de arrugas y grasa localizada (papada). En esta intervención quirúrgica la incisión se realiza detrás de la barbilla. Desde esta zona se realiza una liposucción de la zona de la papada o se extirpa la grasa sobrante. Posteriormente, se tensan los músculos y se elimina la piel sobrante. El resultado en un nuevo óvalo facial y un cuello más terso y joven.

Cervicofacial: Es el lifting más completo, ya que actúa sobre todo el rostro. Es la combinación de los dos tipos de cirugías anteriores.

Las intervenciones de estiramiento facial no sólo logran un rejuvenecimiento notable sino que, además, la edad aparente sigue retrasada durante mucho tiempo en relación a la edad cronológica. Si con el paso de los años volviesen a aparecer arrugas y pliegues, la operación podría volver a realizarse.