Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

No existen dos personas iguales, ni dos cuerpos con las mismas necesidades. Por eso, llevar a cabo un análisis personalizado y pormenorizado de las necesidades alimenticias de cada paciente, y controlar a su vez su evolución a lo largo del tiempo, resultan claves para el éxito de cualquier dieta.

Para asegurar que la dieta que se va a seguir es la más adecuada se llevan a cabo distintas pruebas funcionales que definen qué tratamiento a prescribir. Así, se practican analíticas, estudios bioquímicos, electrocardiogramas y distintas mediciones del índice de masa corporal para determinar qué porcentaje del cuerpo del paciente está compuesto por grasa, masa muscular y agua.

Una vez que se conocen estos datos, que reflejan las necesidades específicas de cada paciente, se elabora el plan nutricional personalizado e individual, y al mismo tiempo se establecen las pautas necesarias para que el paciente no encuentre ningún problema en su seguimiento.