Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Una vez que se conocen las necesidades específicas de cada paciente, es recomendable la prescripción de una dieta alta en proteínas que, por un lado contribuya a la pérdida de peso, y por otro, favorezca la corrección de cualquier problema metabólico que se haya manifestado en el análisis personalizado previo.

Para llevar a cabo este tipo de dieta es necesario reducir la ingestión de azúcares y grasas, manteniendo a su vez el aporte energético que proviene de las proteínas, de tal forma que el organismo quede obligado a consumir sus propias reservas de glúcidos en primera instancia, y posteriormente de lípidos.

Con la dieta proteínica se logra una bajada de peso rápida, de unos 3 kg en la primera semana y de una media de 2 kg en las demás semanas. Además, se logra disminuir únicamente tejido adiposo, sin afectar a la masa muscular, y sin sensación de hambre adicional.