Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Toxina Botulínica (Botox®).

La corrección de arrugas con Toxina Botulínica (Botox/Vistabel®, Azzalure®, Bocouture®) constituye un tratamiento de primera elección por su eficacia y seguridad tras décadas de experiencia en millones de personas en todo el mundo.

La toxina botulínica se caracteriza por lograr que el músculo sobre el que se inyecta se relaje selectivamente y no se contraiga activamente de forma involuntaria y habitual.

Por ello, cuando se inyecta directamente en algunos de los músculos de la mímica presentes en la cara, su efecto contribuye a disminuir e incluso eliminar las arrugas en la zona sin necesidad de aplicar ningún tratamiento quirúrgico. La inyección da un aspecto relajado, sin las características expresiones de tensión o cansancio alrededor de los ojos, lo que aporta juventud a nuestra mirada. La inyección es rápida y prácticamente indolora. En manos expertas es segura y carece prácticamente de efectos secundarios.

La corrección de las arrugas no es completamente inmediata, ya que su efecto máximo empieza a presentarse a partir del segundo o del tercer día. El efecto final lo vemos aproximadamente a los veinte días.

De la misma forma, no se trata de un tratamiento definitivo, sino que tiene una duración limitada de entre cinco a seis meses. Una vez transcurrido este periodo, el músculo vuelve a su estado anterior y reaparecen de nuevo las arrugas, aunque estas vuelven a desaparecer al repetir el tratamiento. Los tratamientos repetitivos en las mismas zonas contribuyen a alargar cada vez más su duración, sin efectos secundarios a largo plazo.