Spanish Arabic Chinese (Simplified) English French Portuguese Romanian Russian

Tratamiento del Melasma.

Tratar eficazmente el melasma es hoy posible gracias a la acción sinérgica de técnicas, principios activos y nuevos protocolos que actúan sobre los diferentes mecanismos que causan el problema.

El melasma se produce por la acumulación de pigmento en forma de manchas localizadas en áreas de la cara como las mejillas, frente y labio superior, dando un aspecto muy antiestético. Habitualmente se presenta en mujeres jóvenes a partir de embarazos y cambios hormonales. Necesita una especial predisposición de la piel y la exposición a la luz solar, por lo que es mas frecuente en pieles morenas, con tendencia a pigmentarse y en climas soleados como el nuestro.


Actualmente no existe un tratamiento definitivo, pero con una serie de cuidados de mantenimiento y el empleo regular de nuestras técnicas, conseguimos mantener a nuestras pacientes con un tono de piel mucho más homogéneo durante todo el año.

El tratamiento comienza con la realización de técnicas de Microdermoabrasión para, posteriormente, continuar con la aplicación de mascarillas tratantes específicas.

La Microdermoabrasión produce una exfoliación mediante la utilización de cabezales de acero revestidos de miles de pequeñas puntas de diamante. Mediante sección por vacío y movimientos simples y delicados en el rostro, se logra el efecto en la piel del paciente. Su aplicación es totalmente indolora y relajante, como un masaje.

Inmediatamente después aplicamos activos despigmentantes, que actúan en las capas mas profundas de la piel para reducir el pigmento y homogeneizar el tono.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 20 minutos. A su finalización se aplican cremas que contribuyen a que la paciente pueda reincorporarse a su vida normal de forma inmediata.

Es aconsejable repetir este tratamiento cada tres o cuatro semanas, durante un número de sesiones variable en función del estado y las características de la piel del paciente. Nuestro tratamiento de mantenimiento aconseja repetir una sesión trimestral una vez conseguido el objetivo principal.

En los casos en los que el pigmento se acumula en las capas más profundas de la piel es necesario continuar con técnicas que alcancen mayores niveles de profundidad.

En la actualidad existen sofisticados tecnologías láser para eliminar de modo selectivo los acúmulos de pigmento sin dañar los tejidos adyacentes. Este tipo de tecnología (Láser Q-Switch) actúa por un mecanismo totalmente novedoso. El láser emite picos de energía en tiempos extremadamente cortos (nanosegundos) que son absorbidos de forma selectiva por los acúmulos de pigmento produciendo su ruptura y posterior eliminación por nuestro organismo.

Para completar el tratamiento, podemos emplear láseres fraccionados, de Erbio, que producen microzonas de calentamiento en las capas profundas de la piel, eliminando células cargadas de pigmento, generando colágeno y renovando a la vez su superficie en pequeños puntos. A la vez, dejamos intactas pequeñas áreas microscópicas a partir de las cuales se produce la rápida regeneración de la piel entre tres y cinco días. Por su parte, los láseres PDL y KTP nos ayudan a eliminar la cuperosis y las dilataciones vasculares que se presentan a veces asociadas.

La paciente puede reincorporarse a su vida habitual pasadas unas horas, aunque es posible que el enrojecimiento o pequeños hematomas transitorios puedan prolongarse durante unos días. En todo este periodo es necesario evitar la exposición al sol y aplicar con frecuencia protectores solares.